Resaltar la eficacia y profesionalidad de todo el equipo de Finae en las diversas etapas de la operación.La flexibilidad e inteligencia para consensuar con los accionistas.
La habilidad y empatía con la dirección de la empresa para conseguir de la mejor manera el propósito perseguido.
La identificación seria y correcta de los inversores así como la negociación final.
A día de hoy, cuatro años después debo de decir que mantengo una excelente relación personal con ellos, personas sin sofisticaciones innecesarias, de principios y competentes.